La capital del país es a menudo injustamente subestimada, pero el viajero sagaz encontrará en ella razones para disfrutar plenamente su estancia: bulevares y anchas avenidas, un patrimonio histórico-artístico notable, una animada vida nocturna y amplios espacios verdes de recreo tanto dentro de la ciudad como en sus proximidades.

Experiencias de viaje imprescindibles en Bucarest.

• Conocer en Curtea Veche, el corazón histórico de la ciudad, construido en torno al palacio voivodal del siglo XV.
• Recorrer los tres kilómetros de la Soseaua Kiseleff entre plaza de la Victoria y plaza de la Prensa Libre para evocar la “Paris de los Balcanes”: la época dorada del urbanismo de la ciudad a mayor gloria de la poderosa burguesía de principios del XIX.
• Admirar el segundo edificio civil mayor del mundo: la que fuera Casa Popurului del megalómano Ceaucescu y que hoy alberga el Parlamento y el Museo Nacional de Arte Contemporáneo.
• Pasear por Calea Victoriei, desde Piata Victorie a Piata Natiunilor Unite, para descubrir los edificios más deslumbrantes de la ciudad.
• Visitar alguno de los más de treinta museos de la ciudad. Especialmente recomendables son el Museo Nacional de Historia, el Museo Nacional de Arte Rumano y el Museo de la Aldea.

Experiencias recomendables para viajeros sagaces en Bucarest.

• Profundizar en el pasado judío de la ciudad en la sinagoga Coral y el Muzeul de Istorie al Comunitatilor Evreiesti din Romanía (Museo de la Historía Judía).
• Pasear por los pasajes de inspiración parisina de las calles adyacentes a Calea Victoriei.
• Visitar el mercado de Piata Amzei, un verdadero lugar de encuentro popular. O el Matache o el Obor
• Una cerveza o una comida en Caru´cu Bere , la cervecería más antigua de la ciudad.

Lugares que no te debes perder

TRANSILVANIA

Esta región del centro de Rumania posee una impresionante concentración de ciudades monumentales con espléndidos y bien conservados cascos históricos de época medieval. Está casi rodeada por los Cárpatos y es la puerta de entrada a estas impresionantes montañas.

SIBIU

El que fuera un pequeño burgo medieval repoblado por comerciantes y artesanos sajones acoge un verdadero tesoro de fortificaciones y murallas, catedrales ortodoxas, evangelistas y católicas, palacios y casonas, vertebrado por una red de plazas monumentales amplias y calles peatonales adoquinadas. El conjunto, tras la capitalidad cultural europea que la ciudad ostentó en 2007, luce hoy en día ejemplarmente restaurado y conservado.

SIGHISOARA

La cuna del sanguinario voivoda Vlad Tepes , inspirador del mito de Drácula, conserva en su casco histórico un complejo entramado de plazoletas y callejuelas empedradas en una ciudadela amurallada y trufada de torres defensivas. Es Patrimonio Mundial de la UNESCO  desde 1999.

CASTILLO DE BRAN

Ninguna guía de Rumania estaría completa sin el comúnmente llamado “castillo de Drácula”, más por el ambiente de su interior y su situación geográfica que por rigor histórico, se trata de una imponente fortaleza del siglo XIV que ejercía de aduana y que fue residencia real de verano en la primera mitad del siglo XX. Junto al castillo se sitúa un interesante Museo Etnográfico.