Enclavado entre las alturas del Himalaya y las vaporosas junglas de las llanuras indias, Nepal son picos nevados, sherpas, yaks, yetis, monasterios y mantras. Ningún otro lugar como éste para caminar entre las montañas más altas del mundo, explorar templos medievales y seguir el rastro de los tigres a través de la jungla tropical.

En Nepal te encuentras con la sonrisa y amabilidad eterna de sus gentes, es su espiritualidad interior, la fuerza de sus colores , es estar cerca de la cima del mundo.

Lugares que no te puedes perder

Katmandú

Capital de Nepal y nombre también del fértil valle que rodea a la ciudad, se localiza en el centro de Nepal a 90 km de la frontera con India. El centro de la ciudad, alrededor de la plaza Durban, es un laberinto de calles estrechas, casas con balcones de madera, mercados y templos hindúes y budistas. En las afueras de Katmandú hay modernos edificios de estilo europeo, como el Palacio Real, con más de 1. 700 habitaciones, construido a principios del siglo XX. En una colina que domina la ciudad se encuentra el templo y monasterio budista de SwayambLu, por cuyas terrazas deambulan los monjes. El templo está coronado por un santuario en cuyas cuatro paredes tiene pintado un enorme ojo, que simboliza la vigilante sabiduría de Buda .

Pokhara

La ciudad de Pokhara se encuentra en el centro de Nepal, aproximadamente a unos 200 kilómetros al oeste de la capital Katmandú, y es la segunda ciudad más grande del país con unos 250.000 habitantes. Pokhara es uno de los destinos turísticos más populares en Nepal. Tres de las diez montañas más altas del mundo, el Dhaulagiri, Annapurna I y el Manaslu, están situadas a menos de 48 kilómetros (en línea recta) de la ciudad, así pues ofrece un paisaje muy cercano de la cordillera del Himalaya. Debido a su proximidad a la cordillera del Annapurna la ciudad también funciona como base para los excursionistas que realizan el circuito del Annapurna a través de la región. Muchos occidentales consideran esta ciudad como la más hermosa del mundo.