Marruecos es un país del norte de África, con una amplia franja costera que se asoma al Atlántico y un frente litoral bañado por el Mediterráneo, el  estrecho de Gibraltar lo separa de Europa, su territorio limita con Argelia, Mauritania, el océano, el mar y las ciudades autónomas españolas de Ceuta y Melilla. Aunque Casablanca destaca como la urbe más poblada, la capital del reino es Rabat, cuya forma de gobierno se basa en la monarquía constitucional.

A la formación de un crisol de culturas ha contribuido el devenir de historia, ya que desde el tiempo de los fenicios y de los romanos, este territorio ha sido un lugar de paso o asentamiento de diferentes pueblos y civilizaciones. Herencia de su pasado, Marruecos posee un ingente patrimonio que se aprecia tanto en los interesantes monumentos que atesora como en las piezas y obras de arte que pueden contemplarse en las galerías y museos locales.

Es la puerta de África, es un destino fascinante. Con sus medinas, zocos y mezquitas salpicando lasciudades imperiales de Marrakech, Meknes o Fez, el desierto de Merzouga, Ourgazazate con la ruta de las Kasbash y sus playas abiertas al Océano Atlántico.

Lugares que no te debes perder

Marrakech

Marrakech es una ciudad única y completamente diferente al resto, hacer turismo en Marrakech es una nueva y fascinante experiencia sensorial: el color, sabor y olor que se respira desde el momento que aterrizas no se te disipará hasta semanas después de volver. Marrakech es una ciudad que ofrece a sus visitantes tanto visitas culturales como diversión. Desde Marrakech también se pueden hacer excursiones a lugares cercanos como Essaouira, Ouarzazate, las Cascadas de Ouzoud y el Valle del Ourika.

Fez

Durante los últimos años, Fez se ha convertido en el segundo destino turístico de Marruecos para los turistas españoles. No son pocos los viajeros que, después de visitar Marrakech y enamorarse de la ciudad, deciden conocer Fez, la más antigua, rica y misteriosa de las cuatro Ciudades Imperiales. Considerada capital cultural, religiosa y espiritual de Marruecos, Fez, fundada a finales del siglo VIII, es una ciudad que no ha sufrido el paso del tiempo.

Meknés

Meknes es la más modesta de las cuatro Ciudades Imperiales de Marruecos, algo que hace de ella un lugar diferente, mucho más tranquilo y relajado que Fez, Marrakech o Rabat. Al contrario que Marrakech, Ouarzazate u otras ciudades del sur del país, Meknes está rodeada de campos de cultivo, siendo los productos agrícolas una de las bases de la economía de la ciudad. Curiosamente, en esta región se produce la mayor cantidad de vino de Marruecos, algo que ya sorprende por sí mismo, ya que los musulmanes tienen prohibido beber alcohol.

Rabat

Capital de Marruecos y cuarta ciudad imperial, esta ciudad es una curiosa mezcla de la tradición histórica del pasado y la modernidad establecida en el presente. Fue fundada por Abd al-Mumin en el siglo XII, y utilizó la kasbah (“fortaleza”) como base para luchar contra los españoles. Fue durante este período cuando se construyeron sus edificios más emblemáticos, como pueden ser la torre Hassan y la Kasbah des Oudaias.