La República de Hungría que en su propia lengua significa ‘tierra de magiares’. Su territorio, formado mayoritariamente por planicies, se divide en tres grandes regiones: la Gran Llanura, que ocupa el sur y el sureste del país, el Transdanubio o Dunántúl, una sinuosa área que se extiende en el flanco occidental y que posee como principal elevación los montes de Mecsek (de carácter volcánico), y las montañas del norte, en la que se alzan, entre otros, los macizos de Bacón, Börzsony, Bükk y Matra. Destaca el río  Danubio, que baña el país de norte a sur y a lo largo de 410 km. Igualmente, Hungría cuenta con numerosos lagos, el mayor de los cuales es el Balatón .

Lugares que no te debes perder

Budapest

La majestuosa capital húngara, que en el 2009 contaba con 1,7 millones de habitantes, es el centro político, administrativo y comercial del país. En el año 1370, Luis I el Grande (1326-1382) instaló en la zona de Buda la corte, donde permaneció hasta la caída de la monarquía ya en el siglo XX, aunque con algunos paréntesis históricos. A día de hoy, está considerada como una de las ciudades más hermosas de Europa. La actual Budapest se divide en dos áreas claramente delimitadas: Buda, el área más antigua y señorial, y Pest, la parte más moderna, sita a la izquierda del Danubio y cuya superficie aglutina dos terceras partes del tejido urbano. Entre sus lugares más célebres, cabe destacar los imponentes edificios de la Ópera y el Parlamento, el Castillo Real de Buda, la Gran Sinagoga, la iglesia del rey Matías, el Puente de las Cadenas, la avenida de Andrássy y su metro, que es el más antiguo de la Europa continental. Algunas de las maravillas históricas de Budapest son parte del Patrimonio de la Humanidad .

Pècs

Esta ciudad, emplazada en el suroeste de Hungría, es una de las cinco urbes más grandes del país . Desde el punto de vista histórico y cultural, cabe señalar que da cabida a la quinta universidad más antigua de Europa, fundada en 1367. Escenario de algunos de los mejores ejemplos del arte otomano , Pécs invita a descubrir otros enclaves de interés, como la mezquita de Gazi Kasim Pasha, su catedral y el Museo Arqueológico. Del mismo modo, resulta obligado acercarse hasta la necrópolis paleocristiana de la antigua Sopianae, lugar que fue designado Patrimonio de la Humanidad en el año 2000.