Es un país situado en América Central, en su extremo noroccidental, con una amplia cultura autóctona producto de la herencia maya y la influencia castellana durante la época colonial. A pesar de su relativamente pequeña extensión territorial, Guatemala cuenta con una gran variedad climática, producto de su relieve montañoso que va desde el nivel del mar hasta los 4220 metros sobre ese nivel.Esto propicia que en el país existan ecosistemas tan variados que van desde los manglares de los humedales del Pacífico hasta los bosques nublados de alta montaña. Limita al oeste y al norte con México, al este con Belice y el golfo de Honduras, al sur con El Salvador, y al sureste con el océano Atlántico y al oeste con océano Pacifico. El país posee una superficie de 108.889 km². Su capital es la Ciudad de Guatemala, llamada oficialmente Nueva Guatemala de la Asunción. La mayor parte de su población es amerindia, convirtiendo a Guatemala en el país conmayor proporción de población indígena de América Latina.

Lugares que no te debes perder

Guatemala

La ciudad capital de Guatemala es la más moderna y cosmopolita ciudad de Centroamérica. De paso rápido y vibrante, la Ciudad de Guatemala (o Guate como se conoce localmente) es una mezcla de lo viejo y lo nuevo y posee un encanto latino distinto y cuenta con una activa vida cultural. La Ciudad de Guatemala fue fundada en el 1776, después de que un terremoto devastador destruyera la antigua capital española de Centroamérica, “La ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala,” actualmente conocida como Antigua, Guatemala (o simplemente Antigua). La Ciudad de Guatemala se extiende a lo largo de un valle con el volcán Agua predominante en el horizonte. La mayoría de los museos del país se encuentran aquí, además de galerías y exposiciones de pinturas, fotografías, grabados, esculturas de artistas guatemaltecos, los teatros también presentan una amplia gama de obras de dramaturgos guatemaltecos. Y si usted quiere pasar una noche de baile, música y diversión, disfrutar de una buena cena o simplemente salir a caminar, le recomendamos la “zona viva” ubicada entre los mejores hoteles de la ciudad.Los visitantes con interés en artesanías las encontrarán en el Mercado Central, ubicado cerca de la Catedral. En el Mercado Central no solamente encontrará artesanías guatemaltecas únicas, sino que verá una variedad colorida de flores, frutas, y verduras locales. El Mapa de Relieve del Parque Minerva es un buen lugar para observar la extensión de Guatemala y si nunca ha viajado a París, deberá visitar la “Torre el Reformador,” la única réplica a escala en el mundo de la Torre de Eiffel.

Antigua

Está ubicada en el hermoso valle de Panchoy, rodeada por tres majestuosos volcanes. Sus calles de piedra, las fachadas de sus casas e iglesias, su clima, la hacen única en el mundo. Antigua es probablemente el lugar más visitado de Guatemala. Su contrucción empezó en 1541 siguiendo el diseño de un arquitecto italiano y fué abandonada en 1776, debido a la destrucción causada por los terremotos de santa Marta en 1773 . Además Antigua goza de una vida cultural muy activa: galerías de arte, museos, finos restaurantes y hermosos hoteles algunos ubicados en antiguas construcciones coloniales como la Casa Santo Domingo, además sus más de 50 escuelas de español tienen renombre internacional. Antigua Guatemala puede ser el punto de partida para visitar otras áreas del país: Tikal, Chichicastenango, El volcán de Pacaya, y otros muchos sitios de interés.

Flores

Actualmente se le llama isla de Flores en honor a Cirilo Flores uno de los primeros “independentistas” de Guatemala. Aunque es pequeña, posee variados restaurantes, hoteles, tiendas de artesanías, cafés Internet, etc. La ciudad de Flores esta engranada hacia los turistas que visitan las ruinas de Tikal. Este esplendido sitio Maya esta ubicado a 65km (40 millas) de distancia de Flores.Sus simpáticas calles y callejones bajo los cuáles se encuentran restos de la antigua Tayasal, su plaza central con algunas estelas Mayas, merecen ser visitados. Luego puede disfrutar de una tranquila caminata o tomarse un aperitivo apreciando el atardecer a la orilla del lago.