Un perfecto cóctel de sabor mediterráneo: maravillosas islas, buena comida y dioses del Olimpo. Grecia es un destino muy recomendable tanto si uno no se quiere mover de la playa, o para los que les gusta explorar y recrearse con restos de la civilización griega.En su capital, Atenas, se encuentra el Partenón, una de las piezas arquitectónicas más importantes del mundo y cuna de una civilización que marcó las historia de la humanidad. Por otro lado, la costa griega está llena de playas de fina arena, calas escondidas y las siempre azules aguas del Mediterráneo.Por si esto fuera poco, al país hay que añadirle cientos de islas, algunas tan conocidas como Mykonos, Santorini o Creta. Otras menos exploradas como Kafalonia o Amorgos, son el paraíso para alejarse del bullicio. En realidad, hay unas 1400 islas dispersas en esta parte del increíble Mar Mediterráneo para satisfacer al más exigente de los turistas.

Lugares que no te debes perder

Atenas

Atenas, la capital es una metrópoli activa y cosmopolita, una ciudad grande moderna, conocida como el lugar de nacimiento de democracia. Es de varios modos el lugar de nacimiento de Grecia Clásica, y por lo tanto de civilización Occidental. Atenas la zona metropolitana es el corazón de vida económica, financiera, industrial, cultural y política en Grecia, que contiene el puerto de Piraiévs y numerosos suburbios, justifica la mayor parte de salida industrial. La fabricación contiene la seda, la lana, y el textil de algodón, máquinas herramientas, acero, barcos, productos de alimentación, bebidas, sustancias químicas, cerámica, materiales impresos, y alfombras. Los Visitantes hoy quizás sobresaltaron para encontrar una ciudad nada como ellos se habían imaginado. Una proporción enorme, aplastante de la ciudad y sus suburbios muy cercanos es debido a la planificación mala urbana y la arquitectura de los años 70 falta de imaginación. Hay pocos espacios verdes en las áreas centrales de la ciudad.

Mykonos

Mykonos  es la isla más conocida y admirada de las Islas griegas y fascina a los miles de turistas cada año.En los pocos años pasados, Mykonos parcialmente ha perdido su esencia especial y ha sido frecuentado sobre todo por los jóvenes que quieren disfrutar de la isla la gran vida nocturna (que a menudo es comparado a Ibiza y Ayia Napa); pero aparte de esto, Mykonos la isla es popular para su atmósfera multicultural, su capital pintoresca Cycladic llena de casas encaladas e iglesias azules abovedadas y sus playas espléndidas arenosas. Aquí usted puede escoger si hay que relajarse y disfrutar del gran mar, o quedarse en medio de la muchedumbre y comenzar a divertirse por la tarde.

Rodas

Una buena forma de empaparse de la cultura griega es visitar a Rodas, la capital del Dodecaneso, en la que muchas civilizaciones que la han poblado han dejado una huella imborrable. A pesar de que algún terremoto y el posterior saqueo han impedido conocer el legendario Coloso de Rodas, debe acercarse al puerto de Mandraki de donde dos columnas son sendos ciervos se levantan en el lugar donde supuestamente se situaron a los pies de una serie de maravillas del mundo. En torno a Mandrakise sitúa el casco antiguo de la ciudad, le sorprenderá su muralla medieval de 12 metros de espesor y numerosas puertas construidas por los caballeros de San Juan.

Santorini

La arena negra de playa, movida por el viento, levanta la mirada hacia el vólcan del que procede. Santorini, toda blanca y azul, toda agua y fuego, esconde bajo las aguas un secreto tan grande como el mar. Sus habitantes tienen un brillo maritíma en la piel, y las largas cabelleras de las mujeres saben a algas. La isla se mece suavemente al ritmo de la marea.