Etiopía es un país muy grande, es como España y Francia juntos así que se pueden hacer etapas distintas y muchos viajes distintos, cada parte de Etiopía es además radicalmente opuesta a otras, ya sea por paisaje, por etnia y por religión. Esta parte de Etiopía es la que podríamos llamar la zona tribal, un crisol antropológico muy interesante, los paisajes y los parques nacionales son espectaculares.

Es una tierra que esconde miles de misterios y leyendas. Esta tierra, conocida antiguamente como Abisinia, fue el Imperio del Negus, Rey de Reyes, descendiente del rey Salomón y de la reina de Saba. El país de los Reyes Magos es una región cristiana con cultos ortodoxos e iglesias de piedra talladas en la roca. Los medios de comunicación simplifican la imagen de Etiopía como un país famélico y desértico, pero esta región posee lagos muy hermosos, ríos llenos de percas y cumbres impresionantes. La fauna es tan variada como el paisaje. Se pueden ver leones, gacelas, elefantes en las sabanas situadas al este del país, o rapaces, íbices y zorros en las altas mesetas. Etiopía es la cuna de la civilización y del Nilo, sin duda uno de los ríos más bellos del mundo.

Lugares que no te debes perder

Arba Minch

Es una ciudad situada entre los lagos Abaya y Chamo, estos lagos son preciosos, situados entre las montañas y el parque nacional de Nechisar, merece la pena pasar un par de días, o uno a la ida y otro a la vuelta y navegar el Chamo, en el que hay unos enormes cocodrilos, hipopótamos y el punto fuerte de Etiopía, aves de todos los tipos, estoy seguro que no existe un país en el mundo en el que haya más aves que en Etiopía.

Jinka

Los alrededores de Jinka son ideales para pasear, verdes montañas, gente agradable ,es un pueblo (ciudad) interesante.Pero lo mejor de Jinka son sus excursiones, desde allí hay que ir al parque nacional de Mago, que tiene grandes mamíferos y lo que más llama la atención, montones de termiteros gigantes, es la New York de las termitas, pero sobre todo en este parque te encontrarás a la tribu de los Mursi, con sus platos en los labios y sus escarcificaciones y los Body que se alimentan de sangre de vaca únicamente .También se puede visitar dos parques contiguos al anterior, la reserva salvaje de tama y sobre todo el Parque nacional del Omo, allí no hay que perderse a la tribu del río Omo, los Karo, el río Omo dibuja unos paisajes espectaculares.

Turmi

Desde Turmi si vas hacia el norte, podrás visitar tribus Bena, Weto o Samai, si vas hacia el lago Chef Bahir, visitaras a los Herbore con sus collares de conchas marinas y si vas a la frontera con Kenya verás a los Geleb, pero sobre todo a los que hay que visitar y convivir con ellos es con los hospitalarios hamer, la tribu más abundante de la zona y de costumbres muy interesantes. En una choza su ceremonia del café, sus espontáneos bailes para relacionarse socialmente y  asistir a la ceremonia del ukuli.Pero estas tribus no son independientes unas de otras, si visitas mercados, verás gente de diferente tribu comerciando, incluso a veces se mezclan unos con otros (ojo no aleatoriamente), esto es lo más auténtico de África.