Es un país conocido internacionalmente como “país de poetas y pensadores”, sus ciudades son una muestra por su gran variedad arquitectónica, galerías de arte, museos y oferta musical. Metrópolis vibrantes, gran cantidad de monumentos arquitectónicos e históricos, sus maravillosos cascos antiguos, calles comerciales llenas de vida, casas románticas , gran vida nocturna . Las ciudades de Alemania son muy polifacéticas .

Desde Bach a Wagner, compositores e intérpretes de renombre mundial siguen escribiendo  la extraordinaria historia musical del país. Los amantes de la música cuentan con operas, musicales, festivales y conciertos de música moderna. En Alemania se encuentran treinta y siete de los monumentos y conjuntos arquitectónicos más impresionantes con el título de Patrimonio de la Humanidad.

Además Alemania ofrece todos estupendos eventos para festejar, los más famosos son el“Oktoberfest” en Múnich, que es la fiesta más conocida del mundo, la fiesta del puerto en Hamburgo, el Carnaval de Colonia y Düsseldorf, los festivales de Wagner en Bayreuth y “La Berlinale”, el festival Internacional de cine de Berlín.

Lugares que no te debes perder

Berlín

La capital alemana tiene una gran historia que contar a sus visitantes. Asolada durante la Segunda Guerra Mundial y dividida por el Muro durante 28 años, Berlín recupera su antiguo esplendor con gran rapidez .Los edificios de arquitectura moderna borran con grandes pinceladas el oscuro pasado de la ciudad, creando un ambiente especial donde lo clásico se mezcla con lo moderno y lo extravagante con lo cotidiano.Los rastros del muro forman el mejor de los museos en el que se pueden revivir tiempos de angustia por la división, los campos de concentración exponen sus secretos mejor guardados sobre las consecuencias de un fascismo exacerbado y los búnkeres transmiten el terror que un día mantuvo a la ciudad oculta por el miedo.
Degustar una sabrosa currywurst acompañada de una buena cerveza berlinesa junto a la Puerta de Brandenburgo, sencillamente, no tiene precio.Descubre por qué el turismo en Berlín aumenta año tras año y las razones por las que la capital alemana es tan atractiva para los turistas españoles.

Múnich

Cuna del movimiento nazi y escenario de Hitler tras la Primera Guerra Mundial, Múnich quedó destruida tras los bombardeos sufridos durante la Segunda Guerra Mundial. Tras una intensa rehabilitación la ciudad fue perfectamente reconstruida y se convirtió en uno de los destinos turísticos más atractivos y populares de Alemania. La ciudad cuenta con numerosos lugares de interés que permiten adentrarse en su corazón para conocer su pasado y su cara más actual.Visitando la Cervecería Hofbräuhaus os transportaréis hasta los tiempos de Hitler, en el Palacio de Nymphenburg os deleitaréis contemplando la grandiosidad de la que disfrutaba la realeza y en el Campo de concentración de Dachau os transportaréis hasta el periodo más sangriento de la historia de la ciudad.
Además de por su belleza arquitectónica e histórica, Múnich es conocida por su deliciosa comida y sus excelentes cervezas. Desde 1810 cada año se celebra en la ciudad el Oktoberfest, un conocido festival tradicional que gira en torno al mundo cervecero.

Frankfurt

Frankfurt, como todas las grandes ciudades de Alemania, está marcada por el contraste entre lo antiguo y lo moderno. Desde las más firmes tradiciones hasta una modernidad ilimitada.Es una ciudad más conocida por ser el centro comercial y financiero de la zona euro, es además un importante centro cultural que deslumbra a los viajeros inadvertidos por su arquitectura urbana y por la belleza de su entorno.La plaza Römerberg, con el edificio del antiguo ayuntamiento, la casa de Goethe, fiel exponente de la burguesía acaudalada del siglo XVIII, la iglesia de San Pablo que fue sede del primer parlamento de Alemania forman el casco histórico de la ciudad y sus mejores exponentes. Conviviendo con este pasado, el centro financiero de Alemania, con sus edificios de vanguardia…

Selva Negra

Lugar de encuentro entre la Europa occidental y la central, la Selva Negra permite encontrarse con la historia del viejo continente. Sus montañas cubiertas de bosques  forman la línea divisoria entre las cuencas del Rhin y del Danubio, que nace en sus laderas . Ocupa una franja montañosa de 150 kilómetros de norte a sur que invita a ser recorrida por partes. El sur alberga los paisajes más calidos de Alemania, además de una naturaleza casi intacta de colinas y bosques que dan paso a prados y cultivos en torno a monasterios, granjas y pueblos, en las tierras bajas aparecen las ciudades de comerciantes, emplazadas a orillas de los grandes ríos navegables. Una de las poblaciones más prósperas es Friburgo. Universitaria, vitalista y animada, es el punto de partida para cualquier ruta a través de la Selva Negra,  una región de bosques y pueblos tradicionales.